NO AL MALTRATO INFANTIL

Se puede hablar de que un niño o niña es víctima de maltrato cuando sufren ocasional o habitualmente actos de violencia física, sexual o emocional, sea en el grupo familiar o en las instituciones. También constituye actos de maltrato el no entregar los cuidados necesarios para un sano desarrollo.

A veces, los padres, madres o cuidadoras(es) se sienten frustrados(as), enojados(as) o deprimidos(as) y no saben cómo controlar sus emociones o problemas. En ocasiones, puede ocurrir que se descarguen con sus hijos e hijas y les inflinjan malos tratos. Otros miembros de la familia, personas que vivan con usted, niñeras, cuidadoras u otras personas también podrían maltratar a su hijo o hija.

Esté atento y observe si hay signos o señales de maltrato. Aliente a su hijo o hija a contarle lo que pasa cuando usted no está. Todos los niños y niñas son diferentes. La reacción de su hijo o hija a los malos tratos depende de su edad, su personalidad y lo que sucede en su vida.

El maltrato de niños y niñas se puede clasificar en cuatro tipos:

1. VIOLENCIA FÍSICA

Agresiones físicas como golpes, cortes, quemaduras, mordeduras, ahogamientos, entre otros. Sacudir a un bebé o a un niño o niña es también maltrato. Un niño o niña maltratado(a) físicamente puede presentar moretones, cicatrices, cortes, quemaduras o marcas de mordeduras.

2. VIOLENCIA PSICOLÓGICA

Diferentes formas de hostilidad hacia el niño o la niña. Desde no expresarle afecto, realizar ofensas verbales (“Eres tonto”, “Eres malo”), críticas constantes, ridiculizaciones, descalificaciones, discriminaciones, amenazas, atemorizaciones, aislamiento, entre otras. Asimismo, pedirles que hagan cosas demasiado difíciles para su edad, o que presencien escenas de violencia entre miembros de su familia son agresiones de tipo psicológico.

 

El niño y la niña maltratado(a) desde el punto de vista emocional puede:

-Actuar de manera imprevisible, estar muy tranquilo(a) en un momento y más tarde, muy violento(a) o enojado(a).

-Ser tímido(a) y retraído(a).

-Mostrar conductas muy adaptativas y complacientes.

-Deseo de llamar la atención.

-Ser hiperactivo(a).

-Tratar mal a sus juguetes: pegarle a las muñecas y decirles “Eres mala”.

3. ABUSOS SEXUALES

Violación, agresiones sexuales, incesto, tocar o acariciar las partes privadas del niño o la niña o pedirle que toque las partes privadas de otra persona. Existe una diferencia en el uso de poder y edad.

El niño y la niña víctima de abusos sexuales podría:

-Tener pesadillas, miedo de la oscuridad, miedo a dormir solo(a), miedo de ir a acostarse.

-De pronto parece actuar de modo muy diferente a lo acostumbrado.

-Tener la zona genital hinchada o con moretones.

-Presentar pus o líquido de la vagina o el ano.

-Tener enfermedades de transmisión sexual.

-Tener conducta sexualizada; por ejemplo, impone juegos sexuales a otros niños, niñas, o se interesa en juegos sexuales con niños y niñas mucho mayores o menores.

-Presentar un embarazo después que le llega su primera regla.

-No contar nada de lo que sucede por estar bajo una ley de silencio que le impone el agresor.

Proteja a sus hijos e hijas del abuso sexual. Enséñeles:

-Que las “partes privadas” del cuerpo son las que cubre el traje de baño.

-Que le digan a usted si alguien les toca las partes privadas o les pide que le toque sus partes privadas.

-Que hay algunos “secretos” que no deben guardar.

-Hágalos dormir en camas individuales, si es posible.

4.NEGLIGENCIA Y ABANDONO

No dar a los niños y niñas los cuidados físicos y emocionales básicos y constantes que necesitan para desarrollarse y mantenerse sanos(as). Puede tratarse de falta o alimentos inadecuados, vestimenta escasa o insuficiente, higiene pobre, falta de amor, falta de vigilancia, no enviarlos al colegio, atención de salud poco regular o escasa o bien, la falta de hogar.

El niño y la niña abandonado(a) puede:

-Parecer que no crece o no se desarrolla.

-Tener aspecto de cansado(a), estar hambriento(a) o sucio(a).

-Dar la impresión de que nada le interesa

«LA ESCUELA LA HACEMOS TODOS»